Balance energético – Artch Make

Balance energético

Se entiende como carga térmica esas aportaciones térmicas que condiciona el ambiente interior modificando, a favor o en contra del confort, la temperatura interior del aire. Se clasifican estas cargas por su origen como cargas externas o internas.
Las cargas externas son aquellas originadas por el ambiente exterior al edificio como son:
– Transmisión: Se denomina así a la energía transferida a través de un cerramiento por unidad de tiempo y superficie. La solución constructiva de las superficies opacas de los cerramientos y el tipo de cerramiento transparente condicionará esta carga.

– Radiación: Se entiende la energía generada por el Sol que, a través de las superficies transparentes de la envolvente del edificio, aumenta la temperatura interior.

Por el contrario, se clasifican como cargas internas aquellas generadas dentro del propio edificio:
– Ocupación: Los usuarios son fuentes de calor, de poco impacto cuando su número es bajo pero un condicionante importante si el ratio de personas por m2 es elevado en la estancia o edifico a estudio.
– Iluminación: Los sistemas de iluminación, a parte de su función principal de generar luz, aportan también calor. Según el tipo de fuente su aportación es más o menos significativa.
– Equipos: La maquinaria que utilizan los ocupantes de la estancia a estudio también condiciona la carga térmica. Estos elementos generan calor, que en función del tipo y numero de máquinas, alteran en mayor o menor medida el ambiente interior.
Para poder realizar el balance energético de un edificio; (es decir poder valorar la energía que estamos captando y la que estamos perdiendo por la envolvente de éste) y considerandos los dos tipos de cargas (externas o internas) y respecto a ellas valoraremos si están actuando a favor de nuestro confort térmico o en contra:

El balance energético será el resultado de la suma de todas las ganancias que obtengamos tanto interiores como exteriores; menos la suma de todas las pérdidas que tengamos debidas a la transmisión y/o la ventilación.
La transmisión se considera pérdida o ganancia según la dirección del flujo energético. Tenemos que tener en cuenta que la energía siempre va de mayor hacia mejor temperatura. Por lo que en estación cálida la transmisión será una ganancia (por esto nos va en contra) y en estación fría una pérdida (por esto nos va en contra también).
Para realizar un cálculo sencillo manual no tenemos en cuenta la ventilación; realizamos solo la diferencia entre lo que aporto energéticamente (radiación + cargas internas y en estación cálida transmisión) y lo que pierdo (transmisión).

Comentanos ¿Cómo te pareció este articulo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *